Las balsas del cáñamo


2013-05-29_004904

El número 12 de “Cuadernos Historia de Catral”, correspondiente al mes de mayo de 2013, se ocupa de “Las balsas del cáñamo”. Es importante al hablar del cáñamo (Cannabis sativa), empezar por el manejo de las “balsas”. En lo tocante a la administración, si la balsa era particular para el servicio de una finca, sobran comentarios, pero si la balsa era de alquiler, el “balsaje” a lo largo de la temporada se dividía en turnos de julio a septiembre u octubre, aunque podía alargarse en años de gran superficie sembrada. Los turnos se llamaban: primera balsa, segunda, tercera…, y también se numeraban las “nevás”

Las primeras garbas de cáñamo se sacaban tomándolas prácticamente a nivel del suelo junto al borde de la balsa, pues al desempedrar el cáñamo o el “kenaf” reflotaban un palmo sobre el agua, pero a medida que se iban sacando garbas descendía el nivel de la balsa y era preciso meter los pies en el “sacaor”, que para eso estaba, y cogerlas con mayor comodidad.  Acabamos recordando que en las noches tranquilas estivales, en el ambiente de la huerta dominaban el croar de las ranas, el cri-cri de los grillos, el zumbido de las chicharras alicortas y el perfume de las balsas. (JSC)

Autor: Rafael Moñino Pérez

*SUSCRIPCIÓN: Si usted desea  recibir este número de Cuadernos Historia de Catral, solicitelo en esta dirección:  castrumaltum@gmail.com
Anuncios